19/11/14

Magdalenas sin remordimientos

No sé si he comentado alguna vez que soy bastante nazi con la comida. Tengo una fijación casi enfermiza por comer lo más natural posible así que no consumo precocinados, ni apenas conservas (a excepción de las que prepara mi madre, que curiosamente son las que más riesgo de botulismo tienen, como cualquier conserva casera, pero como sé exactamente qué llevan y hasta la fecha todas han estado en perfectas condiciones, y lleva haciéndolas toda la vida, pues ahí sigo). En fin, que me lío; aquí va una recetilla muy fácil para hacer magdalenas en casa, y que sean lo más "sanas" posibles; precisamente para "pecar" sin remordimientos.
1. Batir 5 claras de huevo. No hace falta llegar a punto de nieve ni nada de eso, pero de este modo la masa queda un poco más esponjosa.
2. Añadir un huevo entero y azúcar, batir nuevamente la mezcla. Yo le pongo unos 80 gr. de panela, es decir, azúcar de caña sin refinar, ni cristalizar, ni na' (fascismo nutricional). Es poca cantidad, pero a mí me vale.
3. Mezclar en un bol 60 gr. de harina de trigo integral y otros 60 de harina de avena con un sobre de levadura (por desgracia, química, porque la natural no está indicada para este tipo de repostería).
4. Añadir poco a poco la mezcla de harinas a la de huevo mientras se sigue batiendo.
5. Poner también un chorrito de aceite, yo, de oliva virgen extra.
Esto sería la magdalena básica, pero les suelo meter algo más: en las de la foto había semillas de chia, a veces las hago de chocolate, o con frutos secos, o con arándanos... Las posibilidades son amplias.
Cuando hayamos distribuído la masa en las correspondientes cuqui-cápsulas, sólo queda hornearlas. Es importante precalentar el horno y hacerlas a temperatura no muy alta para que se cocinen bien, pero sin resecarse; de lo contrario quedarían duras. No puedo decir a cuantos grados las hago porque mi horno en vez de grados tiene números (sí, números; yo también alucino, y lo que me costó cogerle el punto...).

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues ya sabes: gorro, delantal y manos a la obra ;)

      Eliminar
  2. En respuesta a tu comentario: Oh! me había olvidado por completo de los saltos temporales de la peli. Quería cometarlo pero se me fue de la cabeza. Gracias por recordarmelo ^^ es una peli que merece la pena y es que la prota canta genial y actua super bien :)

    Hablando de otra cosa, esas magdalenas tienen ganas de que alguien se las trage! mmmm y a mi tampoco me ha pasado nada con las conservas caseras que me han dado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conservas caseras = amor de madre
      jajajaja

      Eliminar